21/9/13

Bandas en Tierra de Nadie: Jinetes de Hierro.

Los Jinetes de Hierro son una de las bandas más antiguas de la Tierra de Nadie, y son famosos por el uso de vehículos que han saqueado o reparado, generalmente de aspecto bastante tosco, pero los conducen con gran maestría. Efectúan ataques relámpago contra convoyes, generalmente de la Coalición o de alguna gran nación, y aprovechan la superioridad blindada, la velocidad y el conocimiento del terreno para sobrepasar cualquier defensa.  A diferencia de algunas otras bandas, nunca atacan a refugiados o gente de origen humilde, ya que ellos mismos tienen un origen similar.

Su origen se remonta al término de la Primera Gran Guerra cuando en los aledaños de las ciudades comenzaron a llenarse de camiones, tanques y todo tipo de vehículos que sirvieron para los ejércitos de la Coalición y que ya no tenían ninguna función.  Miles de ellos  se amontonaban oxidándose y acumulando polvo, los viejos leviatanes eran olvidados bajo la arena  ante el optimista futuro que se abría ante la humanidad. Con el paso de los años la mayoría  de estas máquinas fueron desguazadas y transportadas a los países de La Coalición, pero en los puntos más alejados o de difícil acceso no merecía la pena remolcarlos para el desguace y a veces simplemente eran abandonados en el lugar. 


La Coalición no tardó mucho en mostrar su radicalismo y cerrar sus fronteras a los refugiados que se vieron obligados a sobrevivir en Tierra de Nadie como buenamente podían. Los pequeños campos de refugiados fueron convirtiéndose en pueblos y las viejas ciudades comenzaban a ser habitadas una vez más. Y por supuesto, la vida era dura, muy dura.

En poco tiempo, por culpa del hambre o la codicia hicieron surgir bandas que asaltaban a las caravanas de viajeros e incluso a los asentamientos y pueblos, pero sus pertenencias eran escasas y el botín a menudo no compensaba los riesgos. Los grandes pillajes estaban en los convoyes de La Coalición, Zhandarie o de las pequeñas y medianas empresas comenzaban a resurgir, pero claro, estos  iban bien defendidos.

Un grupo de antiguos mercenarios retirados se dio cuenta que podían usar sus viejas habilidades para conseguir recursos y sustentar a sus familias.  Su plan, abastecerse de  material de guerra abandonado, restaurarlo y usarlo para atacar con fuerza.  No tardaron en encontrar uno de los viejos cementerios de material bélico de la coalición con el que podrían abastecerse. Estos viejos veteranos  se pusieron manos a la obra, retorciendo metal, puliendo juntas y haciendo rugir una vez más los potentes motores mediante rudimentarias reparaciones.  Acababan de nacer los  Jinetes de Hierro

En la actualidad siguen operando  en puntos muy variados de la Tierra de Nadie, su número oscila entre los 100 y los 150 miembros repartidos en grupos más pequeños que se desplazan en destartalados vehículos de combate asaltando principalmente bases y convoyes de La Coalición y de Zhandarie.  Mantienen una organización bastante marcial y a menudo se esconden entre las poblaciones de tamaño medio que se pueden encontrar en Tierra de Nadie. Son bastante queridos ya que suelen repartir sus botines cuando estos son muy abundantes.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada