Fire Angel

¡Bienvenido a la nueva pagina Web de Fire Angel, el juego de rol creado por aficionados!

Guía de criaturas

Una guía que se amplia constantemente con todo tipo de oponentes

Clases de personaje

Descubre en esta completa prestación las clases de personaje que encontraras en Fire Angel.

18/3/08

En busca del final

Personaje de partida: William Straham

Todo empezó allá por el año 673, nací en casa de mis padres, por aquel entonces los hospitales era un lugar para privilegiados no como hoy en día que la juventud va al hospital todos los días y ante cualquier tontería como si nos costara dinero. He de decir que mi familia era bastante humilde, residíamos en uno de los barrios obreros de Namapsa una de las principales ciudades industriales de Iverus. Mi padre regentaba un pequeño taller en la ciudad poco conocido pero con una clientela fiel, gracias a ello desde niño desarrolle una especial atracción hacia el mundo de la mecánica, pase toda mi infancia y gran parte de mi adolescencia enredando y ayudándole en lo que podía dentro del taller.
Cuando cumplí los 17 años y debido a mi estupidez adolescente huí de casa por motivos que ahora no procede rememorar, ya que con el paso de los años fueron errores que conseguí subsanar. El caso es que huí y tras unos meses de darme a la mala vida de la delincuencia callejera en busca de dinero y fama rápidos, acabe donde acaban todos los jóvenes que se van por el mal camino sin tener el suficiente cuidado, esto es en manos de la autoridad, debido a que mis delitos no eran muy graves y a la escasez de voluntariado joven para formar parte del ejercito en aquellos días me ofrecieron dos opciones. La cárcel o el ejercito, ante lo cual mi elección fue el ejercito como me parecía evidente en aquel momento, aunque no sabia lo que me esperaba.

Entre a formar parte del ejercito allá por el año 691, estaba destinado a una división de castigo, destinada a la gente que había entrado en el ejercito por la misma vía que yo. Se caracterizaba por el trato que nos dispensaban, entrenamientos interminables de 24 horas de duración, semanas sin poder dormir mas que 20 minutos sueltos de vez en cuando. En general nos daban el trato que nos habíamos ganado dadas las circunstancias, si hoy en día se seguirían haciendo estas cosas otro gallo le cantaría al mundo, no habría tanto joven descarriado. Fue allí donde conocí a una de las personas que mas ha marcado mi vida, se trataba del por entonces teniente Gregus Pedarson, era uno de los oficiales al mando de nuestra división y era uno de los mayores hijos de puta que haya conocido, si por lo general los oficiales nos trataban mal el conseguía destacar entre todos los oficiales. Le temíamos como si fuera el mismísimo Maestro* .

Greg y yo terminamos siendo grandes amigos tras muchos años de convivencia, es cierto que era un grandísimo hijo de puta, gracias a ellos a llegado tan lejos como ha llegado, pero si lo conoces bien y te ganas su amistad tienes de tu lado a un poderosísimo aliado, ahora es un oficial de reconocido prestigio dentro de la coalición.
Pero la amistad de con Greg no llego hasta mi llegada a la 308 división motorizada, hasta entonces todavía pasarían 4 largos años en el batallón disciplinario, tras los cuales el estado dio por cumplida mi deuda y me libero de mis servicio. Estuve un par de años sin rumbo en la vida buscando alguna ocupación acorde a las leyes, lo último que deseaba en aquel momento era meterme en más problemas, con la que sentirme satisfecho pero ninguna consiguió hacerlo. Finalmente acabe volviendo al ejército esta vez de manera voluntaria.

Me toco como destino la 308 división motorizada, y como esta vida es un pañuelo, allí me encontré, al mando, con el grandisimo bastardo Capitán, por aquel entonces, Gregus Pedarson. El la 308 pase los mejores años de mi vida, gracias a mi férreo entrenamiento en el batallón de castigo y a mis grandes habilidades como mecánico debido a mi experiencia juvenil, conseguí destacar y con el paso del tiempo y algunos años acabe convirtiéndome en sargento primero de la división. En un principio mis habilidades al volante no eran muy destacables pero con el paso del tiempo fui logrando, gracias a la experiencia adquirida, mejorar mis dotes al volante hasta conseguir un cierto renombre dentro de la división.

En aquella época, como ya digo la más feliz de mi existencia, también contraje matrimonio con la hermosa Cathrein Aklen Madews, la mujer de mi vida. Ella me dio a mi único hijo años mas tarde, Michael Strahan. Como digo los mejores años de mi vida.

Corría el año 718, las cebollas eran la sensación del momento tras unos años de decaída en su consumo habían vuelto y con mas fuerza que nunca. Mi relación con Greg había ganado consistencia ya que como sargento primero de la división había colaborado directamente con el en la organización del trabajo dentro de la división. Greg fue ascendido a Coronel y le trasladaron a una academia de bastante renombre que el ejército tenia en Namapsa, mi ciudad natal. Me ofreció allí un puesto de instructor que acepte debido a que consideraba que mi época en la 308 había terminado, en el camino deje a grandes amigos que jamás olvidaría.

Mi llegada a Namapsa estaba cargada de nuevas ilusiones y esperanzas, a mis 45 años la oportunidad de ofrecer mis conocimientos a la juventud en post de ofrecerles una buena base para convertirse en grandes soldados era una idea que me parecía sublime. En un principio lo fue. Había grandes alumnos que llegarían muy lejos y otros que no daban para mucho, todos con sus defectos y sus virtudes. Yo les veía a todos como jóvenes con grandes perspectivas de futuro que luchaban por labrarse un futuro, que equivocado estaba, no eran mas que jóvenes insensatos, estúpidos que lo único que buscaban era su beneficio personal sin importarles lo que a los demás les ocurriera. Iluso de mi no fui capaz de verlos hasta que fue demasiado tarde. 

Pasaron algunos años sin muchas novedades, pero entonces ocurrió algo que cambiaría mi vida. Era un día de exhibición, la academia ofrecía un par de ellas anualmente para demostrar su poderío y los grandes talentos que estábamos formando. Todo trascurría con normalidad los chicos habían ido haciendo una muestra de sus habilidades, la gente asistente al acto disfrutaba. El vehículo que yo supervisaba, un X74Z700 Gravitario de ultima generación, había tenido algunos problemas de estabilidad que había solucionado tras un par de reajustes en el taller. Informe al siguiente piloto, Rort Dawkins, un joven con buenas dotes para la conducción pero muy prepotente y al que siempre tuve cruzado, del estado del vehículo y le recomendé que condujera con precaución sin llevar el vehículo al limite, sin embargo no me hizo mucho caso y recibí una contestación que no me ofreció ninguna confianza, parecía no comprender el estado en el que se encontraba el vehículo, así que decidí acompañarle a bordo del mismo durante la demostración.

Ante mi presencia comenzó la demostración con tranquilidad, todo marchaba aparentemente bien, pero con el paso de los minutos fue aumentando la agresividad de sus maniobras, supongo que intentando impresionar a los altos mandos presentes en el acto. Le llame la atención en un par de ocasiones pero hizo caso omiso, en una de las maniobras mis peores temores se hicieron realidad y el vehículo se desestabilizo. Rort perdió el control, y se puso histérico, intente detener la maquina pero era demasiado tarde. El vehículo se estampado contra una grada donde se encontraba gran parte del publico asistente a la demostración. Allí murieron más de 40 personas, entre ellas mi mujer y mi hijo, y resultaron heridas otras tantas. 

Permanecí en coma durante algunos días, cuando desperté estaba oficialmente muerto, Gregus Pedarson, que sabía lo que cuando me recuperara me declararían culpable de homicidio por imprudencia y más tendiendo en cuenta mis antecedentes, se encargo de que fingir mi muerte y de que así constase en todos los papeles oficiales pertinentes.

Tras recuperarme físicamente, anímicamente nunca llegue a superar el accidente, tuve que desaparecer del mapa y así hice. Me dirigí a tierra de nadie en busca de mi final.

* Maestro: Líder de los ejércitos de las maquinas en la primera gran guerra.

12/3/08

Mi maldición

Personaje de partida: A.J. Kraund

Nací en la gloriosa nación de Tallraus, sin conocer padre o madre. Por fortuna para mi, me crié en un orfanato militar y cuando alcancé los 10 años ingrese en la academia militar con mas conocimientos bélicos que mis compañeros. Poco a poco empecé a destacar entre los jóvenes de mi edad, no solo por sacarles un palmo de altura a la mayoría de ellos, sino por mis logros en diferentes competiciones de atletismo.
Terminados mis estudios académicos, decidí continuar mi vida como militar. Era pésimo en las clases científicas de la academia. Siempre se burlaban de mí por lo torpe que era con todo tipo de aparatos, aunque luego en el campo de entrenamiento muchos se arrepentían de haberlo hecho. 

En el ejército viví los mejores años de mi vida. Tras varios años en el 507 Regimiento de infantería, solicite ingresar en la unidad de operaciones especiales K9. No fue fácil entrar, rechazaron mi solicitud hasta en 3 ocasiones por mis dificultades con el manejo de explosivos y equipos electrónicos. Pero por fin la 4º vez fui admitido para presentarme a las pruebas. Debí gustarles ya que no tardaron en darme el sí y me salté el último mes de pruebas.

En el K9 nos dedicábamos a misiones de infiltración, rescate y eliminación de objetivos especiales tras las líneas enemigas. El trabajo era fantástico y estaba bajo el oficial mas competente que había tenido nunca, el Mayor Alan Greiter. Pero todo se vino abajo en una misión.

Debíamos rescatar a un civil en territorio Genosol, pero la cosa no fue como esperábamos. La misión resulto ser una trampa, sabían que íbamos a intentar rescatarle y picamos el cebo. Mas de la mitad de la unidad murió al intentar escapar, al resto nos llevaron a una prisión donde nos sometieron a innumerables pruebas físicas. A los que no daban la talla les ejecutaban, al resto nos seguían haciendo mas y mas pruebas.

Solo 3 superamos todas las pruebas, el Mayor, mi compañero Jim Heinkeman y yo. Nos trasladaron a otras instalaciones y comenzaron a realizarnos una serie de dolorosas operaciones, micro implantes y drogarnos casi continuamente.

A veces nos metían en una habitación diminuta y oscura en la que veíamos videos a todo volumen con imágenes negativas de nuestro país natal. Llegue a odiar todo lo que tuviese que ver con Tallraus.
Tras todo aquel proceso estaba cambiado, mis sentidos eran mucho más agudos. Siempre había tenido una buena forma física, pero jamás me había sentido tan bien como en ese momento. Tenía la sensación de haber vuelto a nacer en mucho mejor estado que anteriormente. Me sentía pletórico, feliz. Seguramente todas las drogas que llevaba en el cuerpo tenían que ver con aquella sensación, pero no me importaba nada en aquel momento. Me habían convertido en una bestia, un animal capaz de acabar con varios hombres bien entrenados a la vez. Empecé a darme cuenta en lo que me habían convertido, mi viejo regimiento se había enfrentado una vez a gente con características similares a las que yo tenia ahora. Hombres-bestia les llamamos en un principio, Dientes de Sable nos dijeron que era su nombre y en eso me habían convertido.

Cuando todo el proceso termino, comenzamos a realizar misiones especiales en solitario. Y era un verdadero placer hacerlo, a veces tenia la sensación de no jugar limpio. Podía oír, ver, incluso oler a mis enemigos antes de que siquiera sospechasen que había alguien cerca de ellos.

Tras sesiones eternas de videos con los objetivos de la misión, nos soltaban cerca del lugar en el que teníamos que realizarla y casi como animales las ejecutábamos.

Supongo que nos inoculaban algún tipo de droga con efecto retardado, ya que horas después de acabar con el objetivo caíamos inconscientes y despertábamos de nuevo en la prisión. Pero de vez en cuando todo fallaba, perdíamos el control completamente. Ni siquiera con las drogas podían dominarnos y si ocurría en una misión las consecuencias eran desastrosas. Dejamos de ser útiles para ellos y comenzaron a ejecutarnos uno a uno, ya casi no recuerdo como, pero logre escapar. Quería volver a lo que era antes, pero sabía que eso no seria posible, si se enteraban de lo que era me matarían.

Han pasado varios años desde aquello. He viajado de un lugar a otro sin destino ni rumbo alguno ganándome la vida como he podido. Caza recompensas, guardaespaldas, soldado de fortuna. Da igual lo que haga, nunca podré volver al ejército. Nunca podré estar seguro de tener el control total de lo que hago, nunca volveré a ser quien era. Ahora soy un prófugo.
Esa es mi maldición.

6/3/08

Adiós, Gary

Debemos dar un sincero y respetuoso adiós a Gary Gyax. Murió hace dos días debido a un ataque al corazón. El creador de Dungeons&Dragons, creó un mundo rico e impresionante, y comenzó algo que dudo mucho que él mismo llegará a sospechar lo que había comenzado. Los juegos de rol, ya no digo que los jugadores clásicos de juegos de rol le debamos algo, si no prácticamente todos los jugadores de videojuegos, el creador de los juegos de rol sentó las bases de lo que sería uno de los mas apasionantes e importantes tipos de juego que existen.
Hablo en nombre de los desarrolladores de Fire Angel como creo que también en nombre de los jugadores del mismo juego dando un sincero y respetuoso homenaje a este hombre que debemos tanto. Sin él nuestro proyecto no habría sido posible. Ofrecemos nuestro sentido pésame a sus familiares y amigos. Solo podemos recordarte como el mismo dijo:
"Me gustaría que el mundo me recordara como un tipo al que le encantaba jugar y compartir sus conocimientos y su diversión con todo el mundo que compartiera esta pasión".
Así lo haremos.

2/3/08

Se Busca.

Sujetos en paradero desconocido tras el incidente de Telhonia que concluyo con un agente de la coalición muerto y varios vehículos destrazos. Los fugitivos cuentan con un camión de aspecto cochambroso.

Ficha del sujeto en búsqueda CX-023.5

-Nombre: Woden Liargrim

-Descripción: Varón. Unos 25 años Altura 1,76 metros. Pelo rubio. Ojos verdes. Aspecto desaliñado y ropa desgastada.

-Ocupación: Trotamundos.

-Delitos que se le imputan: Robo, Agresión a un agente de la Coalición, Contrabando, Altercados públicos, obstrucción a las fuerzas de la Coalición, estafa, perturbar gravemente la moralidad publica, extorsión, Allanamiento de morada, Juego ilegal.

-Visto por última vez: Telhonia.

-Peculiaridades: Suele ir acompañado de un pájaro de plumas negras.

Ficha del sujeto en búsqueda BX-023.8

-Nombre: William Strahan

-Descripción: Varón Unos 60 años. Altura 1,67 metros. Pelo canoso. Ojos Grises, aspecto Lastimoso y enfermizo, ropa de aspecto no muy limpio.

-Ocupación: Piloto.

-Delitos que se le imputan: Robo, obstrucción a las fuerzas de la Coalición,

-Visto por última vez: Telhonia.

-Peculiaridades: Bastón y muy mal genio.


Ficha del sujeto en búsqueda DX-023.3

-Nombre: Desconocido

-Descripción: Varón Unos 34 años. Altura 2,17 metros. Pelo rubio. Ojos marrones, Corpulento y de apariencia seria y ordenada.

-Ocupación: Posible Mercenario

-Delitos que se le imputan: Obstrucción a las fuerzas de la Coalición, Agresión a un agente de la Coalición

-Visto por última vez: Telhonia.

-Peculiaridades: Capacidades físicas extraordinarias.


Ficha del sujeto en búsqueda 883Z.D3

-Nombre: Desconocido

-Descripción: Varón Unos 28 años. Altura 1,82 metros. Pelo negro. Ojos blanquecinos, posible mutación. Suele llevar abrigo negro y gafas oscuras.

-Ocupación: Posible Psíquico

-Delitos que se le imputan: Clasificado

-Visto por última vez: Telhonia.

-Peculiaridades: Implantes mutantes en los ojos.